Analizar el valor de la innovación, medir resultados y crear un pacto nacional, claves para la innovación en oncología

Proclamada la nueva Junta Directiva del Comité ALSEDISA liderada por Gloria Torralbo
1 February, 2019
Más de 200 alumnos de 5º curso del grado de medicina de la UCAM han cursado la materia de gestión sanitaria
14 February, 2019

• Para hacer frente al gran reto de implementar y financiar la innovación, reconociendo el gran papel que desempeñan todos los protagonistas de la salud en el área de la oncología, SEDISA propone una serie de claves para la financiación de la innovación oncológica, fundamental para que la supervivencia siga incrementándose y la calidad de vida de los pacientes continúe mejorando.

• La innovación es primordial para el tratamiento oncológico, las nuevas terapias están cambiando el sino de la batalla contra la enfermedad. Hasta un 70% de los pacientes sobrevive al menos cinco años tras el diagnóstico.

• Las dificultades para la financiación en innovación se incrementarán en los próximos años. Ante esta situación, los directivos de la salud tienen un papel fundamental. Deben conocer la innovación, medir resultados para desinvertir en lo ineficiente y reinvertir en lo verdaderamente eficiente. Tienen la difícil tarea de implementar la innovación estratégica en la gestión sanitaria para impulsar calidad asistencial y eficiencia.

Madrid, 1 de febrero de 2019.- Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2019 habrá casi 300.000 nuevos casos de cáncer en España, un 12% más que en 2015. Junto a este aumento, destaca también el incremento de la supervivencia, de forma que hasta un 70% de los pacientes sobrevive al menos cinco años tras el diagnóstico. “El papel de la innovación en la supervivencia al cáncer está siendo fundamental y lo seguirá siendo en los próximos años, si bien esta evolución puede detenerse debido a las dificultades para la financiación de las nuevas terapias que irán llegando en los próximos años”, explica Joaquín Estévez Lucas, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA).

Para afrontar esta situación, el sistema sanitario debe solucionar dos grandes retos: valorar la innovación más allá del coste y financiarla. Y es que nos encontramos intereses y posturas diferentes entre todos los agentes que componen el sector de la salud. En palabras de Joaquín Estévez Lucas, “las compañías necesitan mantener el negocio para mantener, con ello, su actividad investigadora; las administraciones sanitarias luchan contra la falta de sostenibilidad y solvencia y ven la innovación como gasto y no como inversión con una visión cortoplacista; los pacientes quieren ser tratados con la terapia más eficaz, y los clínicos, en una continua formación científica, tienen el compromiso de ofrecer a sus pacientes lo mejor”. Ante esta situación, los directivos de la salud y gestores sanitarios, en la mesogestión, se enfrentan a una factura de farmacia hospitalaria muy alta, siendo éste el punto más complicado de cumplir en cuanto a la cifra objetivo implantada, sin normalmente negociar, por parte del servicio regional de salud en el marco de los contratos de gestión que se firman de forma anual. “En dichos contratos gestión no se tiene en cuenta la llegada e incorporación de nuevas terapias o tecnologías innovadoras. Al revés, la cifra de este objetivo se fija en base al fijado el año anterior”.

Para hacer frente a todo ello y gestionar con calidad y de forma eficiente, el directivo debe tener un perfil profesionalizado, con formación y experiencia, que le permita liderar la transformación del sistema para poder hacer más accesible, de forma rápida y equitativa, la innovación. “Esto obliga al directivo -explica el presidente de SEDISA- a conocer la innovación; medir para conocer resultados, lo que facilitará dejar de hacer cosas y poder reinvertir en lo verdaderamente eficiente; implementar la innovación estratégica en la gestión sanitaria para obtener ahorros y calidad y reinvertir, de nuevo, en procesos y productos innovadores que aporten al paciente; conocer la visión de los clínicos y compartir con ellos las necesidades de la gestión, facilitando al mismo tiempo la investigación y la formación, y conocer la visión de los pacientes sobre qué significa para ellos la innovación, cómo viven el proceso en el hospital, etcétera”.

10 claves para implementar y financiar la innovación en oncología
Para hacer frente al gran reto de implementar y financiar la innovación, reconociendo el gran papel que desempeñan todos los protagonistas de la salud en el área de la oncología, incluyendo al directivo de la salud, SEDISA propone, en el marco del Día Mundial del Cáncer, que se celebra el próximo lunes, 4 de febrero, una serie de claves para la financiación de la innovación oncológica, fundamental para que la supervivencia siga incrementándose y la calidad de vida de los pacientes continúe creciendo:

1. Analizar el coste real de los tratamientos y de la innovación tecnológica
Para ello, es necesario medir la eficiencia y el valor que aportan, además del precio.

2. Medir resultados
Es necesario medir y usar los análisis de datos desde un punto de vista estratégico, convertir los datos en conocimiento y hacer posible la gestión y planificación basadas en resultados y no en actividad. Desde el punto de vista de la gestión, la medición de resultados debe estar incluida como un objetivo en los contratos de gestión.

3. Educar para la salud
Entre el 30 y el 50% de los cánceres se pueden prevenir con hábitos saludables –como evitar el tabaco y reducir la ingesta de alcohol–, o adoptando medidas de salud pública de inmunización contra las infecciones que los causan.

4. Idear fórmulas de pago innovadoras
Techos máximos de pago, pago por resultados, riesgo compartido, socio tecnológico, etcétera.

5. Colaboración público-privada
En el pago, en la investigación, en la implementación de la innovación, etcétera.

6. Más que un gasto, una inversión
Más allá de la supervivencia al cáncer y la cronificación, las innovaciones producen ahorros en recursos sanitarios y en costes laborales, al evitar el absentismo y las bajas.

7. Trabajar por el acceso rápido y equitativo a la innovación
El resultado debe ser la no variabilidad clínica, la homogeneización y un aumento de la transparencia en la accesibilidad a los medicamentos.

8. Implicar a los pacientes
En la investigación, desde el principio hasta el final, en la valoración de la innovación y en el análisis de los procesos asistenciales.

9. Profesionalización de los directivos de la salud y la gestión sanitaria
Medir, incorporar la innovación, gestionar de forma innovadora, la colaboración público-privada, la participación de los pacientes, etcétera requiere de directivos de la salud profesionalizados, capaces de liderar la transformación que la sanidad necesita.

10. Un pacto nacional para poder asumir el gasto
Profesionales, directivos, portavoces políticos, industria farmacéutica y pacientes deben crear un pacto nacional para la implementación de la innovación, la calidad, la eficiencia y la sostenibilidad del sistema.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page