Los resultados en salud deben ser una línea de trabajo estratégica para los servicios regionales de salud y la administración central

La innovación en salud es el impulso que el sistema sanitario necesita para evolucionar hacia la calidad y la eficiencia
8 November, 2018
Censo electoral ALSEDISA 2018
14 November, 2018
  • La importancia de mejorar los resultados en salud es tal que está plasmado en los documentos y acuerdos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la Comunidad Europea y de algunos países, como es el caso de Nueva Zelanda.

 

  • Acceso universal, políticas sanitarias audaces, medicina basada en la evidencia, medición de resultados en salud, sistemas robustos de seguridad del paciente y garantía de calidad e inversión en la capital humana, elementos cruciales para asegurar que la actividad de los servicios de salud contribuye a mejoras en los resultados de salud.

 

  • La innovación puede aumentar la productividad del sistema de salud, en el sentido de producir mejores resultados en la salud de la población.

 

Valencia, 9 de noviembre de 2018.- Mejorar los resultados en salud es un objetivo prioritario de la gestión sanitaria, como fin directo y, asimismo, como vía hacia la eficiencia. Pero los directivos de la salud y gestores sanitarios se encuentran, a diario, con algunas barreras para poder orientar la gestión a los resultados en salud. “Para los directivos, es fácil perder de vista estos objetivos fundamentales, sobre todo cuando se tiene que responder a problemas y desafíos cotidianos que surgen en las organizaciones grandes y complejas. Por eso es importante establecer procesos rutinarios de medir y monitorizar resultados de salud, tanto al nivel del paciente como al nivel de la población”, explica Peter Sandiford, Department of Planning, Funding and Outcomes, Auckland and Waitemata District Health Boards de Nueva Zelanda, que ha participado hoy en la Jornada Innovación en la Gestión de Servicios de Salud, celebrada ayer y hoy en el Hospital Universitario Doctor Peset y organizada por la Agrupación Territorial de SEDISA Levante, la Fundación SEDISA, el Hospital Universitario Dr. Peset y la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, con la colaboración de la Universitat Politècnica de València.

Entre los elementos cruciales para asegurar que la actividad de los servicios de salud contribuye a mejoras en los resultados de salud destacan el acceso universal, políticas sanitarias audaces, medicina basada en la evidencia, medición de resultados en salud, sistemas robustos de seguridad del paciente y garantía de calidad e inversión en la capital humana. Pese al reconocimiento del valor que aportan los resultados de salud en los sistemas sanitarios y que en España existen cada vez más proyectos pilotos en medición de resultados en salud, aún hay mucho camino por recorrer para establecer líneas de trabajo estratégicas desde los servicios regionales de salud y administración central. En el caso de Nueva Zelanda, Peter Sandiford afirma que el sistema neozelandés se enfrentó a algo parecido: “Hace alrededor de cinco años, nadie hablaba de los PROs (Patient Reported Outcomes o PROMs en el Reino Unido). De repente, hubo un cambio y muchos servicios quisieron comenzar a recolectar datos tipo PRO de sus pacientes. Una decisión clave fue recoger un PRO genérico junto con cualquier PRO específico de una enfermedad; para ello, compramos una única licencia de EQ5D para su uso generalizado”. En este sentido, este experto destaca dos pasos estratégicos al respecto: medir de forma rutinaria la calidad de vida relacionada con la salud (health-related quality of life) de todos los pacientes ingresados en los hospitales, lo que aportaría muchas ventajas en el futuro (por ejemplo, hacer comparaciones entre servicios distintos en la contribución que hacen a los resultados en salud), sobre todo vinculando los resultados con las normas poblacionales medidas a nivel nacional en las Encuestas Nacionales de Salud, y desarrollar un sistema nacional para la medición continua de la supervivencia neta del cáncer.

La importancia de mejorar los resultados en salud es tal que está plasmado en los documentos y acuerdos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la Comunidad Europea y de algunos países, como es el caso de Nueva Zelanda. En este punto, según Sandiford, algo a mejorar en España es la aplicación del enfoque de la equidad en los resultados de la salud. “No existen muchos indicadores o mediciones de desigualdades en salud y, sin ellos, el sistema no puede generar más equidad o demostrar que ya la tiene”, hace hincapié. Asimismo, Sandiford explica que “existe una contradicción potencial entre equidad y eficiencia, utilizando este término (eficiencia) en referencia al objetivo de maximizar resultados en salud sin tomar en cuenta la equidad. Hay muchas situaciones en que se puede mejorar eficiencia y los resultados de salud para toda la población y, a la vez, mejorar la equidad en estos resultados. Sin embargo, hay también situaciones en que se deben sacrificar resultados en la población con el fin de disminuir desigualdades”.

Pero gestionar innovando o innovar gestionando resultados en salud conlleva un riesgo, que es evitado por el derecho público, lo que impide a los gestores asumir riesgos y les limita a administrar en vez de gestionar. Según Francesc Moreu, Socio Director de Moreu y Asociados, “eficiencia y sostenibilidad son valores no consustanciales en función del curriculum profesional, de forma que se deben incorporar al intelecto profesional e integrarse en un concepto de valor global que aúne necesidades y expectativas, eficacia, efectividad y eficiencia”. Precisamente, la gestión de los equipos humanos en términos de motivar e incentivar es uno de los grandes retos de los directivos. “Es habitual y no sin razón que los gestores crean que en el marco estatutario es imposible llevar a cabo la gestión de personas”, explica Moreu. “Sin embargo, se deben centrar en la gestión “intersticial”, que actúa sobre los tres grandes aspectos que potencian la motivación y la transforman en implicación y compromiso: el logro, el reconocimiento y la trascendencia social, sin olvidar la exigencia en el cumplimiento de las obligaciones contractuales”.

Gestión de la innovación y resultados en salud

Durante la Jornada Innovación en la Gestión de Servicios de Salud, ha quedado patente cómo la innovación es el motor principal de las mejoras en resultados en salud. “La ausencia de innovación en los servicios y políticas de salud conlleva que el estado de salud de la población quede estancado”, afirma Peter Sandiford. “En cambio, la innovación puede aumentar la productividad del sistema de salud, en el sentido de producir mejores resultados en la salud de la población, no solo mayores volúmenes de servicio por unidad de coste”.

Pero ¿cómo se pueden mejorar los resultados de salud a través de innovaciones en la gestión de los servicios de salud? Sandiford responde a esta pregunta desde una perspectiva amplia: “Las innovaciones en la gestión de servicios, aun si no tienen un impacto directo en los resultados de salud, son potencialmente muy importantes por el impacto que pueden tener en la eficiencia productiva de los servicios”. Asimismo, si la innovación en la gestión logra producir ahorros, “estos ahorros pueden ser utilizados para invertir en nuevos servicios y, especialmente, en nuevos servicios innovativos, que tendrán un impacto directo en los resultados de salud”, concluye Sandiford.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page